Batido verde

Desayuno | 15 abril, 2016 | By

Jugo verde 1

Hace unos días terminé de ver Cooked, una mini serie original de Netflix, basada en el libro del mismo título del periodista Michael Pollan, y debo decir que creo que es la manera más hermosa de transmitir un mensaje de concientización. La serie consta de cuatro capítulos y cada episodio trata uno de los elementos vitales: fuego, agua, aire y tierra. En “Fuego”, primera parte de la mini serie, el autor/narrador desde una voz en off se cuestiona sobre el vegetarianismo y sus consecuencias en el mundo. Pollan recomienda disminuir el consumo de productos animales, pero reconoce el beneficio de los animales en pequeñas granjas y cultivos. No me animo a continuar explicando la posición (anti-vegetariana) propuesta, porque además de polémica, es extensa y, sin las preciosas imágenes de Alex Gibney, se hace difícil entender el conflicto a fondo. Recomiendo ver la serie sin prejuicios. Sí, hay imágenes de animales a la parrilla y queso hecho a base de leche no pasteurizada, pero también está la maravilla de las levaduras naturales en el pan de masa madre (que me sirvieron de motivación) y el poder hogareño de las comidas hechas en una sola olla.

Jugo verde 3
Me sentí muy identificada con Michael Pollan después de escuchar su entrevista en The Sporkful, el podcast. El episodio está titulado: “¿Se entendió mal a Michael Pollan?” y el anfitrión, entre otras averiguaciones, le pregunta al periodista si es que lo invitan a cenar muy poco. Pollan, como una de las figuras más emblemáticas dentro del movimiento “de la huerta a la mesa” y gran motivador del consumo de productos orgánicos, cuenta que muy poca gente lo invita a comer a su casa. Aunque el escritor lo cuenta con bastante humor, es evidente que las expectativas que la gente tiene de él lo abruman. No lo invitan a comer por miedo a qué tanto el experto juzgaría los alimentos frente a él. Pollan cuenta que en realidad no se molestaría en revisar el origen de la cerveza a beber, pero que su mejor manera de comer con amigos es invitándolos a su casa, pese a que él, periodista, no es el mejor cocinero.

¿Cómo me sentí identificada con el autor de Cooked? Si tuviera un bloque de tofu (?) por cada vez que la gente me pregunta “¿puedes comer esto?”, tendría un imperio de veganesa. Decido no dar la explicación de “pese a que mi digestión está siendo mucho más amable conmigo, hay alimentos que decido no consumir. Por salud, por el medio ambiente o por la muerte implicada. Decido elegir qué alimentos consumo y qué no, y si eso es un plato de papas fritas o una ensalada del tamaño de mi cabeza, depende únicamente de mí”. (Nunca he dado esa explicación, pero me imagino que difinitivamente perdería a todos mis amigos si respondiera con semejante rudeza).

Es un enorme reto tomar decisiones en la alimentación propia cuando hay tantos factores sociales de por medio, así que es mejor hacerlo con cariño, con delicadeza, evitar temas polémicos mientras se está comiendo. Y si no funciona, pueden decidir compartir un batido verde o lanzárselos en la cara (aunque probablemente no sea la mejor manera de absorción de nutrientes).

Batido verde
Imprimir
Ingredientes
  1. 3-4 hojas de acelga
  2. 1 plátano maduro
  3. 2 cucharas de chía
  4. 1 taza de mango o sandía
  5. 250 ml de agua
Instrucciones
  1. Colocar todos los ingredientes en la licuadora.
  2. Licuar a velocidad alta por 3 minutos.
Entre hojas y semillas http://entrehojasysemillas.com/
Jugo verde 4 Jugo verde 5 Jugo verde 6

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Comments

Be the first to comment.

Leave a Comment

You can use these HTML tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>