Tabulé de quinua

Platos principales | 26 marzo, 2018 | By

En septiembre del año pasado publiqué una receta, en la que hacía referencia a las “casi recetas” con las que funcionamos en mi casa. Tentamos la perfección sin anotar con exactitud la cantidad de cada ingrediente y confiamos en los demás sentidos (y en una memoria luchadora) para alcanzar el sabor ideal. Este tabulé de quinua sigue el mismo método imperfecto.

Pensaba que este tipo de casi-recetas solo funcionaban en la cocina y no así en la pastelería, hasta que hace dos fines de semana vi a mi tía hacer un queque de vainilla sin recetas, sin medidas, a simple ojo y nada más. Ella agarró el sobre de polvo para hornear y echó un poco en la mezcla y mi mandíbula tocó el piso. Había una Andrea en medio de la cocina, con la boca abierta y estado de shock que no entendía cuántas veces tienes que haber hecho una receta para perfeccionarla de esa manera. Ni siquiera un bartender que calcula la cantidad exacta de onzas que necesita puede sorprenderme tanto como las personas que hacen repostería sin recetas.

Aprendí a cocinar en un centro de conferencias (es más fácil de explicar como una casa de retiros), rodeada de amables, comprensivas e infinitamente pacientes cocineras. El método era sencillo: teníamos una alacena bien surtida, horarios fijos y buen humor en la cocina. Todos los martes se planeaban los menús para la semana, se mandaba la orden a los proveedores y después del desayuno, cada día, se dividían los trabajos según el área y el tiempo. Desde mi puesto en el área fría hice enormes cantidades de ensaladas y platos de frutas. Hice galletas de tantos tipos que los nombres se me escapaban y solo podía nombrarlas por sus olores. Gracias al seguimiento estricto de las recetas que me daban, pude aprender a hornear. Gracias a los infinitos bols de ensaladas que salían de mi área, adquirí mayor confianza en el manejo de cuchillos. Hasta que…

Regresé a mi casa con nueva confianza en la cocina. Dos semanas después de instalarme, propuse hacer tabulé. Mi madre me dio un cuchillo nuevo que había comprado, más pequeño que uno clásico de cocina y que además entraba perfectamente en mi mano. Empecé a picar el cilantro. Ella estaba a mi lado y yo traté de explicarle un movimiento de cuchillo que hacía las cosas más fáciles. El cilantro estaba haciéndose más pequeño en los ágiles movimientos hasta que el cuchillo no llegó a la tabla y llegó a mi dedo índice. 

Me asusté, pensaba que podía ser un corte superficial porque en los primeros segundos no había sangre. Miré el dedo con ojos de espanto y cara de vergüenza absoluta por creerme una experta en cuchillos. La sangre empezó a brotar, lejos de la tabla, mientras caminaba hacia el baño. Pude parar el sangrado sin necesidad de puntos, pero ya pasaron más de tres años y todavía no puedo parar la humillación que vino con creerme una experta en cocina después de cinco meses de trabajar en una.

Mientras preparaba este tabulé, pude observar la cicatriz que tengo en el dedo índice de la mano izquierda, la misma mano que sujetaba la mezcla de hierbas y con el mismo cuchillo que me lastimó, ahora con mucha más atención y lentitud en la mano derecha. Un poquito de humildad no le cae mal a ningún plato.

Tabulé de quinua
Imprimir
Ingredientes
  1. 6 tazas de quinua blanca cocida
  2. 3 tazas de quinua roja cocida
  3. 3 limones
  4. 4 tomates maduros
  5. 1 cebolla roja
  6. 1 pepino grande
  7. Aceite de oliva
  8. Cilatro, perejil, menta (o hierbabuena)
  9. Sal (preferentemente rosada)
Instrucciones
  1. Lavar y picar las hierbas. Ya picadas, colocarlas en un bol con 4 cucharas de aceite de oliva para que suelten mayor sabor.
  2. Exprimir los limones. Mezclar el jugo con las hierbas.
  3. Lavar y picar los tomates en cubitos.
  4. Pelar el pepino y rallarlo.
  5. Picar la cebolla.
  6. Añadir el tomate, pepino y cebolla a la quinua en un bol grande.
  7. Añadir la mezcla de hierbas. Mezclar y sazonar con sal a gusto.
  8. Acompañar con camote.
Notas
  1. Para las personas que no comen cebolla cruda, se la puede saltear previamente en fuego alto, con una pizca de sal y panela (chancaca) para profundizar el sabor del tabulé.
Entre hojas y semillas http://entrehojasysemillas.com/
La quinua que uso es la de Los Andes. Las hierbas frescas y la sal rosada la consigo en La Huerta.

No te olvides de seguir la página en Instagram: @entrehojasysemillas o en mi cuenta personal: @andreante para compartir dudas, experiencias o anécdotas.

♥🌿

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterPin on Pinterest

Comments

Be the first to comment.

Leave a Comment

You can use these HTML tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>